Universidad de Almería

Israel Rodríguez, Gestor de Contratación Electrónica de la Universidad de Almería, nos explica cómo VORTAL ha ayudado en el proceso de contratación electrónica a través de su plataforma.

“Nosotros trabajamos con VORTAL todo el procedimiento electrónico, y el grado general de satisfacción es altísimo. Ellos responden completamente a todas nuestras expectativas y demandas, y ciertamente nos permiten centrarnos en todo lo realmente importante dentro de los procesos de compra y no andar perdidos dentro del mar de la Administración”

Aproximadamente hace unos 8 meses, dentro de la evolución de producto y de la evolución de servicio que VORTAL ha ofrecido a la Universidad de Almería, se planteó la posibilidad de incorporar herramientas de catálogo electrónico (subasta electrónica, catálogos…etc.) a la suite de aplicaciones VORTAL.

VORTAL ofreció así a la Universidad de Almería una herramienta de catálogo electrónico en la cual han estado trabajando durante 8 meses para desarrollarla y adaptarla a la idiosincrasia de la Administración Pública. Finalmente, en el mes de enero se presentó el kick off del proyecto y actualmente se está trabajando con la herramienta del catálogo electrónico.

Israel Rodríguez afirma que desde su punto de vista y desde el punto de vista de la Universidad de Almería: “estos catálogos son el futuro de la contratación y es la forma en la que se debe realizar la compra de cara al futuro”.

Otra de las herramientas de la suite de aplicaciones de VORTAL son las herramientas de subasta electrónica, las cuales están entre las últimas tendencias del sector. Los criterios directos de aplicación de fórmulas, como el criterio de precios, que permite realizar pujas directas y cambios en el precio, es decir, los licitadores pueden estar realizando subastas en tiempo prácticamente real. Y permite obtener grandes ahorros.  

Aunque, finalmente, parece ser que la Directiva pretende disgregar tanto el ahorro público como la optimización de la relación calidad-precio, pero, ciertamente, para determinados elementos que están muy estandarizados la herramienta de subasta permite obtener un beneficio importante para la Administración Pública.

Todo este tipo de herramientas lo que permiten es racionalizar el sistema de compras y pensar en lo que hay más allá de todo esto. Ya que, al final, la directiva está pensada para que nos anticipemos y que el flujo de compras vaya en sentido contrario. Antes la visión tradicional de la contratación consistía en establecer unos tipos de procedimientos frente a una petición y al final obteníamos un producto y ahora hay que centrar la base de la licitación, de la selección del producto, como la parte prioritaria dentro de la licitación. 

Finalmente, como indica Israel Rodríguez, “hay que pensar en el producto que queremos ofrecer y cuál va a ser la forma de comprar que tenemos que dar a cada uno de nuestros proveedores para poder establecer diferentes sistemas. Esto es lo que la Ley de Contratos permite, mucho más allá del contrato menor o de la obligatoriedad de la licitación electrónica”.